Enfoque metodológico

ASPECTOS CENTRALES DEL APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO

  1. Los conocimientos previos han de estar relacionados con aquellos que se quieren adquirir de manera que funcionen como base o punto de apoyo para la adquisición de conocimientos nuevos.
  2. Es necesario desarrollar un amplio conocimiento metacognitivo para integrar y organizar los nuevos conocimientos.
  3. Es necesario que la nueva información se incorpore a la estructura mental y pase a formar parte de la memoria comprensiva.
  4. Aprendizaje significativo y aprendizaje mecanicista no son dos tipos opuestos de aprendizaje, sino que se complementan durante el proceso de enseñanza. Pueden ocurrir simultáneamente en la misma tarea de aprendizaje. Por ejemplo, la memorización de las tablas de multiplicar es necesaria y formaría parte del aprendizaje mecanicista, sin embargo, su uso en la resolución de problemas correspondería al aprendizaje significativo.
  5. Requiere una participación activa del docente donde la atención se centra en el cómo se adquieren los aprendizajes.
  6. Se pretende potenciar que el estudiante construya su propio aprendizaje, llevándolo hacia la autonomía a través de un proceso de andamiaje. La intención última de este aprendizaje es conseguir que el estudiante adquiera la competencia de aprender a aprender.
  7. El aprendizaje significativo puede producirse mediante la exposición de los contenidos por parte del docente o por descubrimiento del estudiante
  8. El aprendizaje significativo utiliza los conocimientos previos para mediante comparación o intercalación con los nuevos conocimientos armar un nuevo conjunto de conocimientos.

EL PAPEL DEL DOCENTE PARA FACILITAR EL APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO

 

La teoría de Ausubel sugiere que el profesor puede facilitar el aprendizaje significativo por recepción, mediante cuatro tareas fundamentales:

  1. ¿Qué contenidos voy a enseñar?
  2. ¿Cuáles son los conocimientos previos que debe poseer el alumno para comprender el contenido?
  3. Evidenciar los conocimientos previos del alumno. ¿Qué sabe el alumno?
  4. ¿Cómo voy a enseñar el contenido? ¿De qué forma guiaré el aprendizaje para que sea significativo al alumno?

Dado lo anterior se pretende que el estudiante  tenga un contacto directo con el objeto de conocimiento, de esta manera se logra la interacción entre sujeto y objeto, lo que permite que el estudiante lleve a cabo un proceso de reflexión al cual llamaremos asociación, de esta manera el alumno une ambos conocimientos y logra adquirir uno nuevo, o por el contrario no los asocia pero los conserva por separado,  de esta manera el estudiante llevará a la práctica lo aprendido para que este conocimiento sea asimilado por completo y logre ser un aprendizaje perdurable

 PASOS A SEGUIR PARA PROMOVER EL APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO

  • Tener en cuenta los conocimientos previos ya que el aspecto central de la significatividad es la conexión entre los nuevos contenidos y los conocimientos previos.
  • Proporcionar actividades que logren despertar el interés del alumno.
  • Crear un clima armónico donde el alumno sienta confianza hacia el docente, seguridad.
  • Proporcionar actividades que permitan al alumno opinar, intercambiar ideas y debatir.
  • Explicar mediante ejemplos.
  • Guiar el proceso cognitivo.

Aprendizaje significativo

Para hacer posible el diálogo, el aprendizaje individual y grupal, así como la articulación práctica – teoría – práctica, es necesario que los temas que se aborden y la metodología que se emplee sean significativos para los participantes. Una metodología o temática es significativa cuando:

▪▪Tiene en cuenta los intereses de los participantes, de manera que despierte su motivación y el deseo de profundización, puesto que se relaciona con sus valores, necesidades, expectativas, problemas y con el entorno.

▪▪El participante la puede relacionar con lo que él ya sabe, de manera que su conocimiento previo le permite participar en las actividades. Al mismo tiempo recuerda y sistematiza sus saberes anteriores y adquiere nuevos conocimientos que relaciona con los que ya posee.

▪▪Se relaciona con las formas culturales en que los jóvenes y los adultos están acostumbrados a expresarse, pensar y trabajar.

▪▪Proporciona herramientas pertinentes para intervenir de forma asertiva en los diferentes contextos y situaciones de la vida cotidiana, profundizando en el desarrollo personal, familiar y social.

Integración curricular

El proceso de enseñanza organizado en áreas separadas y sin relación entre sí, pone a los jóvenes y los adultos en una situación diferente a la forma en la que trabajan y aprenden. Además, cuando las áreas básicas del plan de estudios se tratan de manera separada, se suelen repetir los contenidos, se desarticula la teoría de la práctica y se dificulta la aplicación de los temas.

Por esta razón, A Crecer integra, a través de los ejes temáticos, las áreas básicas del plan de estudios, favoreciendo el trabajo individual y grupal, la relación entre la teoría y la práctica, así como el aprendizaje significativo. De igual forma, se evita la repetición de contenidos y se facilita la planificación del trabajo educativo por parte del facilitador.

Evaluación de aprendizajes

Se presentan 3 momentos para la evaluación del aprendizaje:

  1. Prueba de entrada: con ésta se define cuales participantes entran a un ciclo determinado
  2. Evaluación de cada sesión: los participantes desarrollan la evaluación en casa en asocio con sus familias

La evaluación en el modelo A Crecer tiene como propósito identificar las condiciones de entrada de los participantes, sus avances durante el proceso y los logros alcanzados al final de cada cartilla, así como al terminar cada ciclo.

Esto se hace a través de un seguimiento constante en las sesiones presenciales, en las activida­des extra-clase y en las complementarias que se puedan realizar. Además, se tienen establecidas pruebas generales dentro de cada ciclo: de entrada y de finalización.

De esta manera, se busca construir un juicio comprensivo del proceso integral de los participantes, identificando sus avances y dificultades. Así, el facilitador puede detectar a tiempo las necesidades de refuerzo y apoyar los aspectos puntuales que requiere cada persona.

La evaluación combina diferentes perspectivas: la heteroevaluación, la autoevaluación y la coeva­luación, a través de las cuales se busca que sean los mismos participantes los que reflexionen sobre sus progresos y aprendizajes.

En este sentido, a lo largo de cada sesión se hacen diferentes actividades que permiten revisar lo que se está realizando. Al finalizar, se incluyen ejercicios de evaluación que facilitan el repaso de lo estudiado.

La evaluación en A Crecer tiene un enfoque cualitativo, pues busca comprender y describir los logros del proceso, más que cuantificarlos y calificarlos con un número o una letra. Su objetivo es brindar apoyo y fortalecer el compromiso y el esfuerzo de los participantes con su autoaprendizaje.

Como complemento a lo anterior, el facilitador debe llevar un recuento del desarrollo de cada se­sión, en donde registre los logros y las dificultades que se presentaron, así como las dinámicas y avances del grupo. Con esta información, y apoyado en la evaluación final de cada cartilla, podrá elaborar el informe final del grupo y de sus participantes. De igual manera, en cualquier momento puede dar cuenta del proceso de aprendizaje en cada uno de los ejes temáticos y las áreas.

  1. Prueba de salida: a través de esta prueba se promueven los participantes

La evaluación final de cada cartilla tiene en cuenta las diferentes áreas básicas y los logros que se deben alcanzar en cada una de ellas. Cuando un participante desarrolla los logros en un área, pero no en otras, el facilitador debe examinar en qué temas requieren actividades de refuerzo, para proceder a desarrollarlas de forma simultánea al inicio de la siguiente cartilla.

Al finalizar cada cartilla, los facilitadores informan a los gestores locales y al rector de la institución educativa los logros, las necesidades de refuerzo y las estrategias para ello. A su vez, esta informa­ción se dará a conocer a los coordinadores regionales y a la coordinación nacional.

La promoción se hace de un ciclo a otro, es decir, de tercero a cuarto grado y de quinto a sexto grado. En cada uno de los ciclos se otorga un certificado en donde conste la aprobación corres­pondiente. Es importante tener en cuenta que un participante no podrá ser promovido antes de terminar la cartilla correspondiente al final de cada ciclo (la cuarta para el primer ciclo y la sexta para el segundo).

Una vez completados los logros del segundo ciclo se expedirá a cada participante el diploma de graduación en básica primaria y se entregará en una ceremonia con la presencia de los represen­tantes de todas las instancias involucradas en el proceso de implementación.

Las instituciones educativas a las que se matriculan los participantes en A Crecer son las respon­sables de expedir las certificaciones de estudios.

Al finalizar cada cartilla, los facilitadores informan a los gestores locales y al rector de la insti­tución educativa los logros, las necesidades de refuerzo y las estrategias para ello. A su vez esta información se dará a conocer a los coordinadores regionales y a la coordinación nacional.

La promoción se hace de un ciclo a otro, es decir, de tercero a cuarto grado y de quinto a sexto grado. En cada uno de los ciclos se otorga un certificado en donde conste la aprobación corres­pondiente. Es importante tener en cuenta que un participante no podrá ser promovido antes de terminar la última cartilla de cada ciclo (la cuarta para el primer ciclo y la sexta para el segundo).

Una vez completados los logros del segundo ciclo se expedirá a cada participante el diploma de graduación en básica primaria y se entregará en una ceremonia con la presencia de los represen­tantes de todas las instancias involucradas en el proceso de implementación.

Las instituciones educativas a las que se matriculan los participantes en A Crecer son las res­ponsables de expedir las certificaciones de estudios.

 

1.2.2.2 MODELO ACELERACION DEL APRENDIZAJE

Se observa que existe una integración con los propósitos establecidos con el Modelo Educativo de aceleración del aprendizaje en relación al modelo desarrollista implementado en la Institución Educativa José Celestino Mutis;  puesto que el primero,  se sustenta en la “Pedagogía del éxito” lo cual se estructura en aspectos como los siguientes:

El fortalecimiento de la autoestima debido a que los estudiantes de extra-edad y especialmente los desplazados han sufrido experiencias de fracasos y   desarraigo que requieren ser reparadas y superadas, para movilizar nuevos aprendizajes.

La organización de proyectos que motivan el interés de los estudiantes relaciona contenidos de las diversas áreas del conocimiento y producen aprendizajes significativos.

El proceso de evaluación que es entendido como una actividad constante en la que participan el estudiante como individuo y como miembro de un grupo, y el docente como facilitador y “provocador” de los aprendizajes.

 

Es ésta la razón porque la Institución Educativa JOSE CELESTINO MUTIS   acepta el reto e incluye en su oferta educativa el Programa Aceleración del aprendizaje, ya que apunta a una necesidad sentida por la comunidad y se adecua como complemento a su visión , misión, y sobre todo a su modelo pedagógico.

César Birzea sostiene que ésta no es ninguna solución milagrosa puesto que en educación no hay panaceas. No hay más camino que una búsqueda continua para perfeccionar y racionalizar el proceso de enseñanza y aprendizaje.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta